Traumatismo dental en niños

 
Traumatismo dental en niños

Una de las grandes preocupaciones que suelen tener los padres cuando tienen hijos pequeños es cuando se caen y se rompen un diente. Muchas veces no sabemos cómo actuar ante esta situación debido al susto y a los nervios del momento. Por eso, desde Clínica Dental Dr. Revert queremos daros algunos consejos para saber qué hacer mientras mantenemos la calma.

Es frecuente que durante el primer año de vida del niño, este pase de ir a gatas a comenzar a andar, por lo que las caídas suelen ser habituales. Además, a esta edad todavía no tienen el reflejo de protegerse poniendo las manos por delante antes de caer al suelo. Por ello, muchas veces una caída de este tipo se puede convertir en un traumatismo dental, normalmente sucede en los dientes incisivos.

En ocasiones, los traumatismos dentales en los bebés no se perciben hasta que los padres detectan un cambio en la coloración, que puede ser gris, amarillenta o rosada. Esto se produce como consecuencia de una inflamación o muerte del nervio del diente.

Sin embargo, las caídas más peligrosas suelen tener lugar cuando el niño tiene entre 6 y 9 años, edad en la que son más activos e independientes, realizan más deporte y actividades al aire libre y no tienen tanta supervisión por parte de los padres. En todos los casos, debemos acudir al dentista para que sea el profesional quien valore el caso y le ponga solución.

¿De qué manera actuar si mi hijo sufre un traumatismo dental?

Debemos saber que los traumatismos dentales en niños pueden tener consecuencias a largo plazo, como por ejemplo: cambio de la pigmentación, malformaciones, pérdida de piezas dentales, entre otros. Por estos motivos, es importante llevar al niño al odontopediatra para que valore el grado del daño en el diente o los tejidos aledaños a éste.

Ahora bien, dicho esto, si nuestro hijo sufre una caída aparatosa, debemos mantener la calma, ya que podemos transmitirle nuestro nerviosismo a nuestro hijo y empeorar la situación.

En primer lugar, es recomendable intentar disminuir la ansiedad del niño para poder evaluar cómo se encuentra y los daños que tiene. Podemos comprobar con mucho cuidado si se mueve algún diente, o si le falta algún fragmento. Entonces actuaremos de la siguiente manera:

1. Si se ha roto un trozo de diente

Si los dientes no se mueven pero le falta un fragmento de diente, debemos buscarlo y guardarlo (si este es de tamaño considerable) y acudir al dentista.

Si el fragmento de diente que se ha roto es pequeño, el odontopediatra puede pulir el diente, mientras que si el trozo es de tamaño mayor, el dentista puede pegar el trozo roto al diente con adhesivos especiales. 

2.Si falta algún diente

Si el niño ha perdido un diente debemos buscarlo y guardarlo (sin frotarlo) en leche, suero fisiológico o en saliva si no se dispone de ninguno de los anteriores. Después, visitar al odontopediatra lo más rápido posible para que le pueda reimplantar el diente si se trata de un diente permanente.

En el caso de los dientes de leche no se realiza este tratamiento, ya que podría existir riesgo de lesiones en el germen del diente permanente.

Otros datos de interés

Si se observa pérdida de conciencia, dolor de cabeza, desorientación o vómitos es necesario llevar al niño a un centro hospitalario para que le hagan un chequeo, así como cuando se observan deformaciones faciales, lo que indicaría fracturas mayores que las dentarias..

Si necesitas más información, puedes ponerte en contacto con Clínica Dental Dr. Revert ubicada en:

Calle Libertad, 130 – bajo
46520 – Puerto de Sagunto (Valencia)
Puedes pedir cita en el: 962 673 866

©2015 Dentista en Puerto de Sagunto | Clinica Dental Revert

Diseñado y Desarrollado por Corem Web